Carnes rojas y su importancia

Posted by on diciembre 10, 2012 in Uncategorized | 0 comments

Las carnes rojas son un alimento con un alto contenido de nutrientes, razón por la cual se constituye en un elemento de consumo irremplazable de millones de familias alrededor del mundo, esta no sólo resulta ideal en la ingesta diaria gracias a su delicioso sabor, sino también porque cuenta con propiedades nutricionales entre las cuales destacamos aquellas que tienen la capacidad para regenerar los tejidos y para la construcción de tejidos, especialmente si hablamos de proteínas de alta calidad, además cuenta con elementos nutricionales como hierro, vitamina B y zinc.

enlace de carnes rojas a ternera por grevilla alimentacion venta

Las carnes rojas ,como idenditicarlas

Para identificar las propiedades que puedan tener las estas carnes en el consumo humano, es muy importante tomar en cuenta la parte del cuerpo del animal de la cual provienen, ya que este hecho hace que sus propiedades nutritivas puedan variar, así también se debe tener en cuenta que las este tipo de carnes provenientes de animales adultos cuentan con un sabor más fuerte, es más grasa pero también tiene una mayor cantidad y calidad de proteínas.

Si quieres carnes de 1ª calidad al mejor precio accede a este enlace : grevilla

Nutrientes de la carne.

En términos generales las carnes rojizas contienen los siguientes nutrientes.

Proteínas en la carne.

Las proteínas: el contenido de proteínas de la carne varía entre un 16% y un 22% de su peso total y depende fundamentalmente de la parte del cuerpo del animal que ha sido tomada, así como también del tipo de carne. Las carnes de vacuno tienen un alto valor biológico puesto que contienen aminoácidos esenciales, nutrientes que nuestro cuerpo no puede producir por su propia cuenta.

Carbohidratos en la carne.

Los hidratos de carbono: los hidratos de carbono prácticamente no pueden encontrarse en las carnes rojizas, solamente en algunos tipos de vísceras.

Grasas y carnes rojas.

Las grasas: las carnes de vacuno son ricas en ácidos grasos saturados, es por esto que debemos prestar atención al momento de escoger el corte, ya que de lo contrario podemos elegir una parte con mucha grasa, elemento que podrá elevar nuestros niveles de colesterol en el organismo, si llegamos a consumirlos en exceso.

No obstante las carnes rojas también cuentan con ácidos grasos monoinsaturados que posee efectos más benéficos para nuestro cuerpo, los porcentajes de este nutriente varían según la alimentación del animal y el tipo de carnes rojas que se consuman.

La carne de vacuno suele ser la que menos grasa contiene si se compara con la de cordero y la de cerdo; según el corte que se realice en ella la carne puede ser magra y en este caso contendrá menos del 5% de grasa, así mismo, la carne de vacuno tiene más agua que la carne de ternera y según el corte realizado cuenta con diferencias nutricionales, por ejemplo, las chuletas suelen ser más grasas que el solomillo.

Si estás interesado en comprar a un distribuidor de calidad accede a este enlace : grevilla

Recomendaciones para elegirla.

Como lo hemos dicho antes, las carnes rojas son ricas en ácidos grasos saturados, es por esto que debemos tener cuidado al elegir el corte, para evitar elegir cortes grasos o “malos” para la salud, sigue nuestras siguientes recomendaciones:

Como NO debe ser:

Si las carnes de vacuno presentan un aspecto blanquecino, libera agua y su textura es fibrosa, esto quiere decir que el proceso de refrigeración no ha sido el más adecuado, razón por la cual tampoco debe ser consumida.

Si quieres elegir una buena porción de carne, debes analizar muy bien su color, su consistencia y su olor; el color de la carne debe ser rojo brillante y no debe tener filamentos amarillentos.

Las carnes de ternera no deben ser pegajosas al tacto ni deben presentar olor, también debe ser refrigerada en todo momento.

Los paquetes que contienen las carnes no deben tener sangre, ya que este hecho puede revelar dificultades de conservación como en el congelamiento.

Como debe ser:

Las carnes rojas no deben presentar colores como el rojo oscuro o una apariencia seca, estos elementos pueden ser señales de que la carne presenta proliferación de microrganismos nocivos, ya que este alimento suele estropearse con facilidad.

Como cocinar la carne.

Veamos a continuación la mejor manera de cocinarlas y de este modo mantener sus propiedades nutritivas intactas.

No debes dejar mucho tiempo las carnes al fuego, de este modo garantizarás el mantenimiento de sus propiedades ya que a más cantidad de tiempo al fuego, mayor cantidad de propiedades nutricionales perderá la carne.

La carne de vacuno debe cocinarse a fuego muy bajo y por lo tanto toma un mayor tiempo de cocción, mientras que la carne de ternera, por ser mucho más tierna, requiere de temperaturas más altas y de poco tiempo de cocción.

Otras recomendaciones de consumo.

Una de las maneras más recomendadas de consumirlas es preparadas a la brasa, o a la plancha y de este modo evitar el consumo de sus elementos grasos, lo mejor es iniciar la cocción sin agregar sal ya que de este modo se evita que de ella salgan los jugos que contienen sus propiedad nutritivas, así como también que contienen el sabor; lo mejor es salar las carnes rojas luego de que se hayan asado, hacerlo en poca cantidad y lo más indicado es hacerlo con sal gorda.

La carne es un alimento muy rico en proteínas esenciales para el mantenimiento, formación y recomposición de nuestros tejidos corporales y para la reposición celular, entre otras funciones, no obstante el alimento de carne debe ser moderado, lo recomendable es consumir tan sólo entre dos y tres porciones por semana, puesto que el abuso de este alimento, especialmente de algunos tipos de carne, puede ayudarnos a elevar las concentraciones de colesterol en nuestro organismo, aumentando así las posibilidades de padecer de infartos o de cualquier otro tipo de enfermedades cardiovasculares.

El consumo de carnes de vacuno debe combinarse con otros nutrientes como la fibra que se encuentran en las frutas, las verduras y los cereales integrales, esto con el propósito de disminuir el riesgo de padecer de cáncer de colon.

Carne a la plancha.

Las carnes deben ser consumidas entre dos y tres veces a la semana como máximo, no obstante aquellas personas que presentan una tendencia a la obesidad o a los altos niveles de colesterol y triglicéridos en el organismo, deben restringir su ingesta o seleccionar minuciosamente aquellas piezas de menor grasa y consumirlas solamente si se encuentran preparadas a la plancha.

Si quieres  leer un artículo sobre las calorías de la carne accede desde este enlace : calorías carne

Variedades de carne.

La carne más tierna es la del lechal, cuando hablamos de lechal hacemos referencia a aquellas reses que no cuentan ni con el año de edad y que por lo tanto no han probado el pasto y sólo han tomado leche materna, su sabor es más suave.

La carne de novillo comprende las reses hasta los 5 años, mientras que los bueyes, vacas y toros mayores de esta edad tienen la carne más roja y tienen un sabor y valor nutritivo superior.

Si quieres saber más sobre las carnes accede a este enlace : más información